Para que las personas con discapacidad puedan mejorar su empleabilidad y participar, en las mejores condiciones, en los procesos de selección ofertados por las empresas.

Para que los empresarios que demandan trabajadores con discapacidad puedan beneficiarse de un circuito de formación y selección que les permitan contratar en las mejores de las condiciones.

Para que las personas con discapacidad con iniciativas empresariales puedan disponer de todos los medios (económicos, formativos, técnicos, de gestión, etc.) que necesiten para poner en funcionamiento su propio centro de trabajo.

Para informar exhaustivamente a los empleadores sobre las ventajas que tiene la contratación de trabajadores con discapacidad.

Para que las empresas que quieran contratar trabajos productivos o llegar a acuerdos comerciales con talleres ocupacionales o centros especiales de empleo tengan un instrumento de comunicación permanente con ellas.